Cuba, 56 años sin libertad de prensa

(A propósito del recién pasado Día Mundial de la Libertad de Prensa)

Mi abuelo conservaba todavía en la década de los setenta una nutrida colección de la revista Bohemia de antes y después del triunfo de la Revolución. Guardaba también ejemplares de Carteles, El País y Diario de la Marina. Cuando me permitió verlos, yo los leí como quien se asomaba a otro mundo. Entre otras cosas, siempre le agradeceré haberme mostrado la calidad y variedad de la prensa cubana que desapareció en 1960.

Fue en mayo del segundo año de su gobierno cuando Fidel Castro silenció las últimas voces alternativas en los medios de comunicación. A partir de entonces y durante décadas, el periodismo en Cuba, está atado -y bien atado- al poder. Informar sin la sanción oficial es exponerse a la persecución y hasta la cárcel como ocurrió con decenas de periodistas independientes en 2003 bajo la Ley 88 o Ley Mordaza.

Sin embargo, los cubanos no nos resignamos a vivir sin una prensa independiente. Gracias al valor y la determinación de personas como Yoani Sánchez y Reynaldo Escobar, fundadores del diario digital 14ymedio, el monopolio estatal de la información ha comenzado a resquebrajarse.

Por ahora el régimen parece proponerse limitar el alcance de ese periodismo que no controla. Es probable que su tolerancia de los pocos medios alternativos se deba a que la mayoría de la población cubana no tiene acceso a internet. No hay que descartar tampoco que si lo considerara necesario bloquearía cualquier página digital y montaría procesos judiciales contra los periodistas independientes.

La triste realidad es que Cuba es un país donde el derecho a buscar y difundir información es todavía un riesgo. La Ley 88 sigue vigente. No hay ninguna intención del gobierno de derogarla, como tampoco de abrir espacios a opiniones políticas diferentes en la prensa escrita, la radio y la televisión.

La organización Reporteros sin Fronteras publicó recientemente su informe anual sobre la libertad de prensa en el mundo. No es novedad que la Isla continúe apareciendo en la lista de países donde no se respeta ese derecho fundamental. Lamentablemente todo indica que seguirá en compañía de Arabia Saudita, Irán, China y Vietnam en los años por venir.

Nadie sabe con exactitud cuál será el curso de la historia de Cuba, pero me atrevería a aventurar que volveremos a tener una prensa que reflejará todo el espectro de opiniones políticas. Una prensa que estará comprometida únicamente con la búsqueda y difusión de la verdad, como vieron nuestros padres y abuelos.

Deja un comentario

2 comentarios

  1. Dios quiera que esos cambios ocurran pronto!
    Eso será posible el día que Cuba sea nuevo la República que se creó el 20 de mayo de 1902 y entre en vigencia la Constitución del 40, una de las constituciones más modernas de su época y que tanto Batista como los Castro han ignorado.
    Bueno tu artículo, suempre dá gusto leerte!

    Responder

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: