Que no escandalice François Hollande

En estos días se reprocha al presidente francés no haberse reunido con los disidentes en su breve visita a Cuba; se le censura no ser consecuente con sus críticas de ayer al régimen cubano; se le echa en cara que no defendiera los principios en los que dice sustentarse la Francia contemporánea.

Hay algo de razón para ello. Los que esperaban tan siquiera un gesto simbólico de reconocimiento a la Cuba no oficial tendrán que conformarse con la entrega de la Orden de la Legión de Honor a nuestro controvertido cardenal. A los demás, ni un guiño.

No deja de asombrar que alguien que cree en la democracia pueda ignorar a los que quieren que su país se parezca a Francia con elecciones multipartidistas y libertad de prensa y asociación. Pero en la lógica de Hollande y los suyos, si eso es lo que cuesta hacer negocios, que así sea. Porque de eso se trata, hacer negocios, ahora que las puertas de la Isla se abren más al capital extranjero. Por lo tanto, molestar a susceptibles anfitriones habría sido un contrasentido. Les affaires sont les affaires.

París adoptó un enfoque pragmático –algunos dirían oportunista- en sus relaciones con la Isla. El actual inquilino del Elíseo daría por hecho que el sistema político cubano no cambiará. Es así como puede interpretarse su declaración de que “el papel de Francia no es hacer posible que Cuba sea un país como los otros porque nunca será como los otros, sino un país que pueda producir”.

En todo caso, no sería la primera vez que un presidente de Francia dé prioridad a sus intereses económicos en países antidemocráticos. Recordemos que la República Francesa tiene un largo historial de contubernio con dictadores africanos corruptos y violadores de los derechos humanos. Sobran los ejemplos pero quizás el más lamentable de todos fue la estrecha relación del presidente Valéry Giscard d’Estaing con Jean-Bédel Bokassa, el sanguinario y megalómano tirano que llegó a proclamarse emperador de África Central.

¿Por qué esperar que Cuba tenga un trato diferente? Hollande, por lo demás, es de una izquierda que vio y sigue viendo la Isla con un lente rosa. El la considera “símbolo” y “ejemplo de dignidad”. No debiera extrañar entonces que rindiera una visita mucho más que de cortesía al ex presidente cubano.

Quizás un día conoceremos más sobre este viaje a Cuba si Hollande escribe sus memorias cuando ya no sea presidente. Mientras tanto, que no nos escandalice porque ¿cómo culparlo de que crea que el régimen es eterno? ¿Cómo pedirle reconocimiento a una oposición minúscula y dividida? ¿Cómo esperar que abogue por nuestras libertades?

Deja un comentario

5 comentarios

  1. Alfredo Felipe

     /  mayo 17, 2015

    Felicidades. Corto, sintético pero profundo artículo. El pragmatismo, mejor dicho, el cinismo, es la Rosetta de la política PROFESIONAL Saludos,Alfredo FF

    Responder
    • Fernán González

       /  mayo 19, 2015

      Es cierto, Alfredo, pero eso es una parte de la visita de Hollande. Yo me pregunto si la oposición dentro de la Isla – con todo el respeto que merecen algunos por su valentía – es acreedora de un gesto del presidente francés. La atomización y las rencillas por pequeñeces no dan una buena imagen.

      Responder
  2. Buén análisis mi estimado y querido Fernan! Chapeau!

    Responder
  3. gilberto freire rigau

     /  mayo 17, 2015

    Cuando aparece una persona ciego de vista ,alma y espiritu, aparecen cientos con dignidad, capaces de ver y decir lo que otros callan por temor.abrazo fuerte a mi vecino.

    Responder
  4. Fernán González

     /  mayo 19, 2015

    Gracias por sus comentarios.

    Responder

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: