Indignados

Manifestantes en Londres, foto de Business Insider.

Cambio. Claman cambio. De Santiago a Tokio, de Vancouver a Auckland. En Londres y en Madrid, ¿cómo no? Cambio ahora. Cambio ya. Global.

Son los indignados, los que dicen estar hartos de un sistema que hace más pobres a los pobres y más ricos a los ricos.

Los ricos: esa mínima minoría tiburón voraz e insaciable inmune a las crisis. Crisis: ese embarro en que los ricos nos meten. Los pobres: los embarrados de siempre pero más embarrados en las crisis. El argumento, en simple síntesis.

Rich, beware: your days are numbered!

Los vieron desfilar en 900 ciudades. Son, dicen ser, del 99%.

Ocupen, ocupen, ocupen. Exijan, háganse oir, plántense.

Banqueros avaros; políticos ineptos, corruptos, cómplices; adoradores de Mammón: ¿escuchan?

Silencio.

Los inconformes no tienen ruta. La indignación es líquida; lo dijo Zigmunt Bauman.

Con razón, indignados.

Y abran los ojos: el barco hace agua pero no hay otro.

Entrada siguiente
Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: