Libia: ¿y qué espera Occidente?


El dictador de Libia, Muamar Gadafi, parecía cada vez más acorralado en su bastión de Trípoli a finales de febrero. Pocos se aventuraban a darle más de unos días en el poder ante el empuje de un levantamiento que había comenzado a mediados de mes.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, William Hague, que se ha revelado como todo un incapaz, lo hacía en camino a Venezuela. Por cierto, si ese habría sido el caso, es de suponer que el presidente Hugo Chávez le hubiera dado la más cálida acogida a quien, en sus propias palabras, “es para Libia lo que Bolívar es para Venezuela”.

Sin embargo, contra todos los vaticinios, Gadafi resistió el embate de sus opositores, mal armados y organizados.  Con apoyo de paramilitares y mercenarios, el ejército del Hermano Líder o El Guía (los que me leen saben de la ridiculez de las dictaduras) se ha lanzado a la reconquista de ciudades que habían sido tomadas por los rebeldes.  Al paso que va la contraofensiva, Gadafi podría restablecer su control sobre el país en relativamente poco tiempo.

Por supuesto, el dictador recurrirá a todo su arsenal si es necesario. Un psicópata como él, con un largo historial de desmanes, no vacilaría en ordenar un baño de sangre con tal de conservar el poder. La represión de las primeras manifestaciones contra su gobierno sugiere lo que vendría si Gadafi logra sofocar la rebelión.

La capacidad de Gadafi para reorganizar sus fuerzas va paralela a la reacción de Estados Unidos y la Unión Europea. La retórica es un arma insuficiente cuando se trata de un régimen que no vacila en los métodos más brutales para acallar a quienes exigen su fin. El problema es que europeos y estadounidenses no han podido organizar una respuesta contundente a lo que ocurre en Libia que incluya la imposición de una zona de exclusión aérea, el reconocimiento de los rebeldes y, de ser necesario, la misma captura de Gadafi, un hombre que tiene en su haber suficientes crímenes para ser enjuiciado por la Corte Penal Internacional.  Mal va este asunto cuando lo mínimo, que es el establecimiento de una zona de exclusión aérea, está en el pantano de las Naciones Unidas.

Estados Unidos y la Unión Europea tienen ante sí el dilema de actuar ahora o esperar a que, por su falta de acción, se afiance en el poder un dictador demente que no dudó en el pasado a emplear el terrorismo en su contra. ¿Es que hay que recordarles Lockerbie y Berlín?

—————————————————————-

Más:

Y mientras Estados Unidos y la Unión Europea pierden tiempo en Libia, Egipto estaría ayudando a los rebeldes según una consultoría estadounidense de seguridad que cita este reporte.

 

 

Entrada anterior
Deja un comentario

3 comentarios

  1. Juan E. Mauriz-Gomez

     /  marzo 9, 2011

    Occidente? Aqui a penas se menciona, logico, el precio de la gasolina va en aumento bestialmente, cosa que le conviene a mucha gente en este pais.

    Responder
  2. Anónimo

     /  marzo 10, 2011

    Este es un asunto entre libios. Ningún país extranjero debe inmiscuirse.

    Responder
  3. Michel

     /  marzo 10, 2011

    Francia es el primer país en reconocer a los rebeldes como el gobierno legítimo de Libia. Esto es lo que deberían hacer todos los países europeos y Estados Unidos de inmediato. Estoy de acuerdo con el autor de este blog, no debe haber más dilación cuando se trata de un gobernante que recurre a tanta violencia para mantenerse en el poder.

    Responder

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: