La lección de Egipto

Y Hosni Mubárak se fue. El autócrata intentó todo lo posible por quedarse en el poder. Como todos los de su especie, se creía imprescindible. Sin él, habría caos y la nación estaría en grave peligro.

El rais por casi tres décadas intentó lo posible en sus circunstancias: hizo cambios en el gabinete, se comprometió a no postularse en las elecciones presidenciales de septiembre y dio garantías para una transición a la democracia. Pocos le creyeron: tenía en su haber demasiadas promesas incumplidas. El Ejército, renuente a mancharse en la represión de los manifestantes, le dio el empujón final.

Los héroes de estos 18 días de rebelión son los hombres y mujeres que exigieron pública y pacíficamente la renuncia de Mubárak como precondición para un país más libre y justo. Son ellos los que celebran esta noche con toda razón en las calles y plazas egipcias.

La insurrección en Egipto demuestra una vez más el poder de los pueblos dispuestos a poner fin a los regímenes que los oprimen. Y en esto los números son decisivos: cuando cientos de miles reclaman sus derechos a viva voz, no hay fuerza que los detenga. Los dictadores del Medio Oriente y los de más allá tienen motivos para estar preocupados.

Entrada siguiente
Deja un comentario

3 comentarios

  1. Ismari O. Perez

     /  febrero 11, 2011

    El dicho popular dice” Cuando veas la barba de tu vecino arder pon las tuyas en remojo”
    Creo que los vecinos de Egipto de lejos y de cerca deben estar nerviosos. Imagino que la reaccion de Iran de bloquear la Internet y tratar de aislar a su pueblo sera la de muchos incluyendo a los que no pertenece al mundo arabe .
    Raul Castro no tiene barbas pero debe poner algo en remojo . Ellos son expertos en mantener a un pueblo incomunicado. Pero estoy segura que le llegara su turno.
    ! Bravo por los jovenes egipcios! ! Bravo por ese pueblo!
    Espero que no se le tronchen sus aspiraciones. Y el mundo pueda disfrutar de un Egipto prospero y democratico.

    Responder
    • FGT

       /  febrero 11, 2011

      A propósito, dicen que Moamar Gadafy se quiere curar en salud y, después de ver lo que sucedió en Túnez y Egipto, decretó la abolición del día viernes. Por si acaso.

      Responder
  2. FGT

     /  febrero 12, 2011

    Por supuesto, lo de Gadafy es broma. Su gobierno tiene menos que temer que el de Argelia por ejemplo, que prohibió la manifestación prevista para hoy, sábado. La oposición y los grupos de derechos humanos insisten en que la llevarán a cabo. Veremos.

    Responder

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: