Liu Xiaobo, una hormiga molesta

Mata a uno para advertir a cien, dice un proverbio chino. La saña del gobernante Partido Comunista contra el disidente Liu Xiaobo, Premio Nobel de la Paz 2010 parece seguir ese principio.

El inconforme profesor de 54 años se enteró del galardón sólo cuando su esposa lo visitó en la cárcel donde purga una condena de once años. Su delito es ser uno de los autores del manifiesto conocido como Carta 08, publicado en diciembre de 2008, en el que se pide – ¡qué pecado! – que China se convierta en una democracia donde se respeten los derechos humanos. Para las camarillas dirigentes esto es, nada más y nada menos, que subversión.

El problema es que Liu Xiaobo es un reincidente al que la cárcel no le es ajena. Su participación en las protestas de la Plaza Tiananmen en 1989 fue el comienzo de dos décadas de juicios y castigos. Sin embargo, sus cuatro condenas a prisión no han hecho mella en su compromiso por una China con un sistema político que respete la diversidad y no que la reprima.

A estas alturas, en el Comité Central debe haberse perdido la esperanza de callar a este hombre en el que medio mundo ha puesto sus ojos desde que Noruega lo declaró ganador del Nobel de la Paz. Sin embargo, como elefante torpe el régimen se empeña en aplastar lo que lo irrita. Es así como se ve el intento de aislar a Liu Xia, la esposa del disidente, a la que tienen bajo arresto domiciliario y a la que no le permiten ni siquiera hacer uso de su celular. Son medidas destinadas a fracasar porque tarde o temprano se conocerá la verdad pero ya se sabe que las dictaduras son lentas en aprender de los errores propios y ajenos.

La exagerada reacción del gobierno chino, que llegó incluso a amenazar a Oslo, es reflejo de su temor a lo que podría pasar si otros siguen el ejemplo de Liu. Los activistas pro derechos humanos no son más que una mínima gota en el océano de los 1, 324 millones de habitantes del país pero en la lógica de los comunistas chinos es mejor desestimular cualquier expresión de descontento. Creen a pie juntillas, quizás demasiado, otro de sus proverbios que les advierte sobre la chispa que incendia la pradera.

Deja un comentario

3 comentarios

  1. A. Nónimo

     /  octubre 12, 2010

    China puede exhibir con orgullo el haber sacado a millones de personas de la pobreza. El bien de un individuo o el de un pequeño grupo no puede compararse al de cientos de millones de sus compatriotas. La democracia al estilo occidental, con cambios periódicos en el poder, no es un modelo para China porque conduciría a un desmembramiento del país. Por supuesto, eso es lo que quieren Estados Unidos y sus aliados en Occidente. Una China fuerte definitivamente no les conviene.

    Responder
  2. María del Carmen Fernández

     /  octubre 13, 2010

    Vamos por partes, China sacó de la pobreza a millones de personas por haber adoptado el capitalismo como su sistema económico. No se puede justificar la cárcel y la represión de los disidentes, por pocos que sean, con el argumento de que la mayoría se conforma con el status quo. Los derechos humanos son universales. La democratización del país no debe conducir necesariamente a su desmembramiento. En todo caso las minorías étnicas deberían tener el derecho de la autodeterminación. Un estado federal sobre la base de la voluntariedad es mucho mejor que el actual basado en la imposición y la fuerza.

    Responder
  1. Vergonzosa ausencia | El blog de Fernán González

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: