El premio mayor de Yoani Sánchez

Yoani Sánchez acaba de recibir el Premio Príncipe Claus. El Fondo que lleva el nombre del esposo de la reina Beatriz de Holanda, explica que le otorgó el galardón a la filóloga habanera por “llamar la atención del mundo hacia la realidad cubana a través de su blog, por su ejemplo valiente e inspirador al dar una voz a los que se les ha privado de ella y por demostrar el inmenso impacto que las tecnologías de comunicación por internet tienen como herramientas de cambio social y desarrollo”.

Hace tan sólo unos días, el Instituto Internacional de Prensa, con sede en Viena, nombró a la autora de Generación Y como Héroe Mundial de la Libertad de Prensa . En su página de internet, esta institución que agrupa a dueños de medios, editores y periodistas señala que el blog de Yoani es una “crítica acerba de la vida en Cuba y un contundente recordatorio al mundo de las restricciones sobre la libertad de expresión en la isla caribeña”.

Los dos recientes galardones se suman al Premio Ortega y Gasset de Periodismo Digital que le concedió el diario español El País en 2008 y el Maria Moors Cabot de la Universidad de Columbia en 2009.

Los detractores de Yoani, los oficiales y los oficiosos volverán a emplear en esta ocasión sus sobados argumentos: que ha sido fabricada por los enemigos del gobierno cubano en el exterior, que aviesamente distorsiona lo que sucede en Cuba y que nunca habla de las bondades del sistema. No faltan incluso los que cuestionan la calidad de los textos que publica. Los pocos que desde otro flanco arremeten contra ella intentarán sembrar dudas sobre sus motivos e invocarán el derecho a no tener ídolos.

Las críticas son comprensibles. Una figura como la de Yoani provoca alarma entre los que ejercen el poder, tan acostumbrados a que nadie utilice la palabra sin permiso para expresar lo que está mal y que burle tan espectacularmente sus barreras. Por eso han intentado contra ella las armas de la amenaza, el acoso y el desprestigio. Nada ha conseguido alejarla de su misión.

El mérito de Yoani es abrir un camino por el que pocos se atrevían antes a transitar en Cuba: unos cuantos blogs se suman ahora a Generación Y como voces alternativas en el país. Si bien es cierto que los premios reconocen el mérito de esta mujer de apariencia endeble, la mayor recompensa para ella es la de saber que a golpe de valentía está devolviendo un derecho a sus compatriotas.

Deja un comentario

4 comentarios

  1. Pinar

     /  septiembre 7, 2010

    Permítame dudar en su blog, Fernán.

    ¿No le parece raro que la Fundación Príncipe Claus dé regularmente premios a cubanos? En 1999 fue Dagoberto Valdés, fundador de Vitral, después a la artista plástica Tania Bruguera y luego al escritor Desiderio Navarro.

    ¿Es que no hay otras causas de mérito en el mundo?

    ¿Es miembro el Príncipe Claus de Holanda del Grupo Bilderberg?

    Responder
    • gusanita

       /  septiembre 7, 2010

      será que la nuera Argentina del Principe Claus ahora sea abanderada de la causa cubana, Sr les dieron el premio porque se lo merecen o es que lo pone en duda……..cada vez que un cubano disidente recibe algun reconociemiento enseguida salen las dudas de la CIA, FBI, etc etc etc o es que los cubanos no tienen el mismo derecho que todos a recibir premios????, por qué en vez de estar contentos de que un hermano recibe un reconocimiento lo cuestionan? no será algo de ENVIDIA!!!!!!!!!!!!

      Responder
  2. cubanlad

     /  septiembre 7, 2010

    Pinar, las dudas son bienvenidas. Está en todo su derecho. Le respondo:

    De ninguna manera me parece raro que el Fondo Príncipe Claus haya premiado los proyectos de Dagoberto Valdés, Tania Bruguera, Desiderio Navarro y Yoani Sánchez. Esa institución tiene unos criterios muy claros para otorgar sus galardones y estos se cumplen en lo que hacen esas personas.

    Por supuesto que hay muchas otras causas de mérito en el mundo. Yoani Sánchez no es la única homenajeada por el Fondo Príncipe Claus este año. De hecho el premio principal corresponde a una editorial argelina. También fueron galardonados un artista vietnamita, una fotógrafa mexicana, un director de cine chino, una escritora brasileña y un instituto de arquitectura palestino por sólo citar a algunos.

    El Príncipe Claus, quien murió en 2002, fue miembro de ese grupo que usted menciona pero no sé qué tiene que ver esto con los premios. A menos de que crea usted en esas extrañas teorías conspirativas de un tal Daniel Estulin que desde no hace mucho tienen eco en La Habana.

    Responder
  3. Comunista y a mucha honra

     /  septiembre 7, 2010

    En Cuba hay libertad de expresión. Vean si no todas las opiniones algunas muy críticas recogidas entre la población en 2006. Nadie fue a la cárcel por eso. Otra cosa es la crítica que sirve a los enemigos de nuestra Revolución para atacarnos. Esas son las que no debemos permitir nunca.

    Responder

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: