Teatro del absurdo

No es obra de Beckett ni de Ionesco. Es una realidad que supera la más ilógica ficción.

Los habitantes de un país pobre reclaman mejores niveles de vida, quieren el cese de diabólicas prohibiciones y obstáculos que les impiden ganarse por sí mismos el sustento a través de su propia iniciativa, sueñan con el derecho a salir y entrar del territorio nacional sin traba alguna y aspiran a que no se les acose por manifestar en público convicciones políticas alternativas a las de su gobierno.

En lugar de debatir a fondo y con urgencia todas o alguna de estas cuestiones, el Parlamento del estado de marras se reúne para escuchar a un ex gobernante que advierte sobre una posible guerra nuclear de la que nadie habla en el mundo. El discurso tiene un tono especulativo pero los diputados, que deben representar los intereses del pueblo, se deshacen en loas al viejo líder devenido profeta.

Sucedió en La Habana el sábado pasado. Fidel Castro, protagonista y autor de esta pieza, se meció en el anticlímax. En lo que la BBC calificó de “polished performance”, el ex presidente bajó intensidad a la alarma que había echado a rodar entre sus más fervientes partidarios cubanos y extranjeros por un supuesto inminente ataque de Estados Unidos a Irán. El enfrentamiento daría pie a una catástrofe nuclear. La alocución de Castro podría resumirse en algo así como: “Me equivoqué pero por buenas razones. Miren lo que está en juego; por eso intento hacerle conciencia a Barack Obama”.

Es preocupante que un hombre que todavía ejerce influencia en los asuntos de un gobierno crea que su misión es salvar a la humanidad. Después de ver su presentación ante la Asamblea, dudo de que retome sus cargos, como algunos especulan. Lo que inquieta realmente es que nadie en su entorno se atreva a decirle la verdad para ahorrarle el ridículo. Eso sería mucho pedir. Por cierto, la adulonería de los diputados me recuerda una anécdota que le atribuyen a varios dictadores latinoamericanos, esa en la que el gobernante pregunta qué hora es y sus servidores le responden: la que usted diga.

Para consulta: Discurso de Fidel Castro e intercambio con los diputados cubanos.

Deja un comentario

5 comentarios

  1. Triste,muy triste por un lado…por otro indignante que sigan convirtiendo al país y su política en un circo ridículo y harapiento.Que nos quiere dar a entender Dios cuando deja que este anciano se deje vitorear por una masa de cretinos que sólo quieren perpetuarse en sus posiciones a como sea…aún si esto supone la pobreza de toda una nación?Muy buén artículo Fernan.Gracias!Un abrazo.

    Responder
  2. Machetero

     /  agosto 10, 2010

    No estoy de acuerdo con el autor de este blog y con el comentario anterior. Lo único que hace Fidel es aconsejar. No existen voces sabias como las de él que sirvan para generar un debate a nivel internacional sobre los grandes problemas de nuestra época.

    Responder
  3. Jorge

     /  agosto 11, 2010

    Vergüenza da ver aquel circo de inútiles aplaudiéndole a aquel anciano balbuceante. La mayoría de los cubanos de adentro no sabe si es verdad o no lo del famoso holocausto, pero lo que sí se preguntan es : ¿y nosotros qué? Buen artículo Hernán.

    Responder
  4. Ismasri Perez

     /  agosto 12, 2010

    Lo que mas tristeza me da es que en ninguna noticiero por lo menos en EU se hace referencia a lo absurdo de la presentacion sino al hecho de que aparezca despues de cuatro a~os. Yo casi no quiero ver a CNN , ni a los canales mas importantes nacionales como ABC, CBS Y NBC incluyendo a Univision que por lo menos en el area metropolitana casi no mencionan los problema reales de CUBA pero si anuncian la aparicion de ese dictador caduco y obsesionado con mantenerse en el poder.
    ?Que paso con la noticia verdadera: Los presos politicos , la madre de Zapata vejada y humilladad constantemente, y las necesidades de toda indole del pueblo cubano incluyendo la mas importante ; la necesidad de ser libres y tener derechos?.

    Responder
  5. JorgeCR

     /  agosto 12, 2010

    Ismasri casi siempre me pasa lo mismo que a ti, me indigna que solo mencionen a la momia o al hermano cuando tienen que dar una noticia sobre Cuba. Evidentemente Cuba solamente nos importa a los cubanos y no a todos. A los que nos oponemos a la dictadura nos ignoran olímpicamente en casi todas partes.

    Responder

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: