La Cuba de Silvio y la Cuba de Montaner

El escritor cubano residente en España Carlos Alberto Montaner y el cantautor Silvio Rodríguez se han enzarzado en una polémica sobre Cuba. A través de cartas abiertas, Silvio y Montaner exponen sus razones para apoyar o denunciar al gobierno cubano, respectivamente. La controversia comenzó con una pregunta retórica de Silvio sobre si Montaner firmaría un “yo acuso” de todos los cubanos que han perdido familiares en atentados de la CIA. La interrogación alude indirectamente a los presuntos vínculos de Montaner con la Agencia, una de las acusaciones que los representantes del régimen hacen contra el opositor. Silvio parece haber reaccionado así a la carta que pide la libertad de los presos políticos, suscrita ya por más de 45 mil personas en todo el mundo. Montaner es uno de los firmantes.

El compositor ha hecho suyo el argumento oficial de que Cuba es víctima de una campaña de los grandes medios internacionales dirigida desde Europa y Estados Unidos. Como gesto de apoyo al gobierno de los hermanos Castro, el veterano cantante participó hoy en un concierto frente a la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana. Otros músicos y actores completaron el cartel.

A pesar de sus ocasionales muestras públicas de lealtad al régimen, unas declaraciones recientes de Silvio hicieron pensar que el cantante había decidido salir de un supuesto clóset político. Para muchos, la ambigüedad de algunas canciones desde sus comienzos en la Nueva Trova en los años sesenta sugería descontento. En la presentación de su último disco, el autor de “Ojalá” se mostró partidario de cambios profundos aunque a la vez se distanció de la oposición interna y externa.

Silvio ha asumido la defensa del castrismo no porque necesite publicidad, como algunos de sus críticos sugieren. Tampoco lo hace para rehabilitarse ante los ojos de quienes gobiernan después de exponer su inconformidad con algunos aspectos del status quo. Más que oportunista y cobarde, Silvio cree y los credos son los credos. El está convencido de que los grandes medios de comunicación extranjeros tergiversan la realidad de Cuba. En su fervor, olvidó que esa supuesta campaña mediática no es más que la publicación de noticias sobre la muerte de un albañil preso en huelga de hambre, el ayuno de un psicólogo y la represión de unas mujeres que pedían libertad para sus familiares. Todos cubanos.

No nos llamemos a engaño. Como Silvio hay mucha gente más. Creen que el sistema es redimible, quizás porque no conocen nada mejor. O porque les han hecho creer que así es. Es una Cuba hacia la que la otra Cuba que piensa como Montaner necesita tender puentes. La invitación del escritor a Silvio para un diálogo cordial, aunque rechazada, es ejemplar. Aunque sea difícil imaginarla todavía, la Cuba del futuro debe nacer del consenso y no de la imposición, si queremos que sea para el bien de todos.

Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: