Internet, derecho fundamental


Casi cuatro de cada cinco personas consultadas por la BBC en 26 países están convencidas de que el acceso a internet es un derecho fundamental, inalienable. Los resultados de la encuesta pueden verse aquí. El sondeo demuestra que internet es, y se percibe, como un medio imprescindible de comunicación en el mundo actual.

Es por ello que Hamadoun Touré, secretario general de la Unión Internacional de Telecomunicaciones insta a los gobiernos a considerar internet como parte de la estructura básica de sus países, según la cadena británica. Touré sentencia además que “hemos entrado en la sociedad de la información y todos deben tener acceso”.

Es una exhortación que nadie en su sano juicio puede objetar. Sin embargo, el tema del acceso a internet conduce inevitablemente al de la censura. ¿Cómo puede hablarse de acceso cuando hay páginas vedadas porque su contenido no es del agrado de quienes gobiernan, como es el caso de Cuba, China y Vietnam?

En Cuba, por ejemplo, nunca pude llegar al blog Generación Y de Yoani Sánchez desde las computadoras de los hoteles cubanos: invariablemente mis intentos terminaban con una interminable demora y un mensaje sobre inaccesibilidad que no dejaban ninguna duda.

En China, me fue imposible ver las páginas de la BBC, ni siquiera su versión en español, BBC Mundo. Fui testigo además de la censura de los canales de televisión extranjeros permitidos: cada reportaje de CNN sobre China era bloqueado y la señal milagrosamente regresaba al final del mismo.

En Vietnam, que debe ser uno de los países con más conexiones inalámbricas gratuitas que conozco, las autoridades parecen haberse enemistado con Facebook. Durante una reciente visita, no pude comunicarme a través de mi perfil en esa red social, lo que confirmaría la preocupación de sus usuarios vietnamitas.

Nadie espera que los gobiernos de esos países se den por aludidos ante la opinión cada vez más generalizada en el mundo sobre el derecho a una internet sin restricciones. Tampoco reaccionarán los de Irán, Arabia Saudita, Corea del Norte y Birmania que tienen prácticas semejantes y, en algunos casos, más opresivas. La censura es para ellos un imprescindible instrumento de control porque siempre habrá algo que ocultar. Por lo demás, los censores deben estar conscientes de sus limitaciones: se les burla, y con muchas ganas, tarde o temprano.

Entrada anterior
Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: