Más sobre Yosvanis Valle

El cubano Yosvanis Valle fue ejecutado el pasado 10 de noviembre en Texas. Sobre su caso publiqué en este blog Un cubano con fecha de ejecución y una entrevista con su novia ,Victoria Tavarez, reproducida por varios diarios en internet, entre ellos Cubaencuentro donde se generó un inusual debate sobre la pena de muerte. No faltaron los críticos que dudan de los motivos de esta joven dominicana para comprometerse con un hombre de amplio prontuario delictivo. No faltó incluso quien viera en mi interés en el caso un intento por desacreditar el sistema de justicia de Texas – ¡y por ende, Estados Unidos! -, o para desalentar la inmigración de cubanos a ese país: son evidentemente manifestaciones de la absurda y delirante especulación que caracteriza a algunos compatriotas en la blogósfera y que no merecen respuesta.

Algunos se preguntan porqué tengo que ocuparme de un delincuente cubano en Estados Unidos y no en Cuba, donde podría haber casos aun más dramáticos. La explicación es sencilla: la información sobre el expediente de Valle está disponible al público. Por otra parte, si bien hay otras mujeres como Victoria que se comprometen con presos en el corredor de la muerte, se trata de una situación poco común que me pareció de interés. Puede ser que la historia resulte sensiblera para algunos; sin embargo, eso no le quita autenticidad. Debo señalar que en ningún momento he presentado su versión personal de los hechos por los que fue condenado y ejecutado Yosvanis como verdad. Si se lee lo que escribí en “Un cubano con fecha de ejecución”, se verá que me apego a lo probado por las investigaciones de la fiscalía.

Creo que estas aclaraciones son pertinentes antes de publicar una carta que me hace llegar Victoria. En ella describe las últimas horas que pasó con Yosvanis y su ejecución. Victoria niega que Yosvanis haya confesado que mató personalmente a José Martín Junco, como informó una agencia de prensa. Nuevamente, es su testimonio personal. Como tal, encuentra espacio en esta página.

En la foto: Yosvanis, su madre y Victoria el 9 de noviembre.

—————————————
Fernan:

Aparte el dolor inmenso por la pérdida del hombre que más he amado en mi vida, otro gran dolor ha sido leer palabras que nunca salieron de su boca y que no hayan informado sobre cosas que sí dijo. Me llena de coraje ver que aunque me lo hayan matado todavía le quieren echar basura.Yo estuve en ese momento horrible y tengo grabado en mi cabeza cada instante y cada palabra.

Ese mismo día 10 de noviembre yo y su mamá estuvimos con él desde las 8 am hasta las 12 pm que fue cuando nos llevaron afuera. El tiempo pasó volando pero disfrutamos cada instante, hasta nos reimos mucho. No me parecía que de ahí a poco lo iba perder. Recuerdo que alrededor de las 11.30 nos pusimos un poco nerviosos. La verdad es que más que nerviosa yo estaba desesperada aunque aguantaba porque él estaba tan en paz y listo que no quería turbarlo. Recuerdo la desesperación en sus ojos cada vez que me veía llorar. En los últimos dos días en la visita podíamos salir y dejar entrar otro y regresar pero yo nunca salí. No quería perderme ni un segundo y él tampoco.

Todavía se me hace muy difícil hablar de esto. Las lágrimas no paran. Antes que nos llevaran afuera me dijo: “mama (así me decía, o mamita; creo que así llaman los cubanos a sus mujeres) por favor no odies a nadie y perdona. Si mi padre quiere ir al funeral no le digas nada porque ya lo perdoné. No te pongas malita porque hoy seré libre y voy a volar y volar. Tienes que estudiar y seguir con tu vida y algún día tendrás que enamorarte de nuevo y tener tus hijos. Para alante y no le des el gusto al diablo”.

Esto me dijo antes de salir de la visita. A las 12 llegó el equipo para llevarlo a Huntsville en la prisión donde hacen esto. A mi y a su mamá nos llevaron afuera 4 oficiales, dos delante de nosotras y dos detrás. Cuando estabamos saliendo empezó una alarma un ruido ensordecedor. Cuando oí eso me sentí morir. Es una situación tan rara que piensas que de verdad es solo una pesadilla y así es hasta que no lo ves en esa camilla y te das cuenta que todo es real.

En Huntsville llegamos como a la 1.45 a nosotros nos llevaron en un “hospitality home” donde unos consejeros espirituales y el capellán de la prisión nos explicaron todo lo que iba a pasar. Ahí pudimos hablar con Yosvanis por teléfono y también habló con su suegrita (como el la llamaba) desde Italia. Fue con ella que habló por última vez antes que lo alistaran. A las 5.15 nos llevaron a la prisión y nos dejaron esperar en un cuarto esperando el milagro pero asi no fue. A las 6.00 nos llevaron donde teníamos que ver todo eso. Cuando el oficial nos dijo que lo siguiéramos ahí murieron también todas las esperanzas.Yo estaba conciente que esto iba a pasar pero siempre esperé un milagro.

Por teléfono me dijo que estaba preocupado porque le comunicaron que tenía que decir en inglés sus últimas palabras. Cuando entré en ese cuarto, le mandé un beso y él levantó la cabeza y me hizo como que todo estaba bien. Cuando le indicaron que hablara, él empezó en inglés y despues habló en español. Lo recuerdo todo claramente.

El dijo: “señora, entiendo bien su dolor por perder un hijo pero yo no lo maté. Otros organizaron esto y me echaron la culpa a mi. Yo hice daño en mi vida y era parte de esa pandilla y merezco pagar por mis errores”. Después nos dijo a nosotros: “por favor dénle un abrazo a esta familia, ellos también sufrieron. No quiero excusas. No odien a nadie. Te quiero hermano. Te amo mamá, tienes que ser fuerte. Díganle a mima que sea fuerte (él le decía mima a su mamá). Te amo hermana (su consejera espiritual). Te amo Jesús. Estoy listo,estoy listo”. Cuando el veneno empezó a salir, dijo: “empiezo a sentir esto, empiezo a sentir…”, así cerró sus ojos. Lo que me alivió un poco fue ver que los cerró sonriendo. Se fue con mucho valor y nunca dijo: “yo lo hice”. No, no estoy loca.Yo antes de esto pensaba que escribían palabra por palabra pero no es así. Esto lo confirmaron otros familiares de ejecutados.

A las personas que hablan de la pena de muerte sin tener la menor idea de todo el proceso, les doy el consejo de informarse y documentarse mejor. Leí un comentario de una persona que dijo que es imposible que maten a alguien inocente porque no se da la pena de muerte a la ligera. Quiero decirle a esa persona que lea del caso de Cameron Todd Willingham, ejecutado el 17 febrero 2004 por incendiar su casa causando la muerte de sus tres hijas. Según varios testigos, él y su mujer intentaron todo para salvar sus hijas. En ese momento el tenía 23 años y no pudo pagarse un abogado. Por eso le dieron uno de esos abogados que paga el estado. Este señor le dijo que confesara todo para evitar la pena de muerte. El obviamente se negó a hacerlo. Un vecino de celda, Johnny Webb, testificó que Willingham le había confesado el delito. El caso es que después se descubrió que ese señor tenía problemas mentales. El negoció para un descuento de la pena. Así se resuelve el 70% de los casos por homicidio. Gracias a un amigo de Willingham, se pudieron hacer más investigaciones. Resultó que las que hicieron antes fueron superficiales y se conmetieron varios errores.

La Comisión de Ciencia Forense de Texas estableció que el incendio fue de origen accidental. Esta comisión se formó para poner remedio a todos los errores y la incompetencia de los laboratorios de la policía del Texas. Los abogados de Willingham le mandaron todos estos nuevos datos al gobernador para que detuviera la ejecución. Como respuesta, el gobernador Perry dijo que no era suficiente y permitió que Willingham fuera ejecutado. Otros casos son los de Rubén Cantú, Carlos De Luna y Larry Griffin.

¿Cómo se puede decir que en Texas no se matan inocentes? En Texas se ejecuta aunque se sepa que la persona no mató a nadie. Eso gracias a la “Law of Parties”, que es una ley que permite que den la pena de muerte también a los cómplices aun si no participaron directamente en el delito. Por ejemplo, van a robar y uno espera en el carro y el otro entra y mata a alguien. Al que esperaba en el carro le pueden dar la pena de muerte. Por esta ley fue ejecutado el 19 de noviembre Robert Thompson. Aquí el caso es hasta más raro porque la Junta de Indultos y Libertad Provisional de Texas votó a favor de cambiar la condena por cadena perpetua. Obviamente, el gobernador Perry se negó y el muchacho fue ejecutado. Lo que hace de este caso algo absurdo es que quien cometió materialmente este delito negoció y por eso le dieron cadena perpetua. Si esto es justicia, puedo entender porque el mundo va tan mal.

Son tantas las cosas que tengo que decir, que a lo mejor olvidé algo. Te doy las gracias por la oportunidad de dejar saber a la gente todo esto y perdona si me demoré tanto en escribir.

Victoria

Entrada anterior
Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: