Sobre Chávez, Carlos el Chacal y los palestinos

Causa revuelo y preocupación en estos días que Hugo Chávez confiese su admiración por un asesino convicto como Carlos el Chacal y sangrientos dictadores como Idi Amin y Robert Mugabe. Nadie sabe cual es la lógica del presidente de Venezuela al declarar sus simpatías por personajes tan nefastos, a menos que sea generar polémica. Todo, según dicen, para alejar la atención de los problemas internos y externos del país.

Chávez puede resultar molesto incluso a aquellos que dice defender. Por ejemplo, mi amiga, la periodista Jana Beris, cree que el presidente le hace un flaco favor a la causa palestina al recordar que el terrorista Carlos trabajó para la OLP.

Con su permiso, reproduzco aquí un artículo que escribió para Semanario Hebreo.

MENUDO FAVOR LES HACE A LOS PALESTINOS
Por Jana Beris, Jerusalén

Aún no lo tenemos claro: ¿querrá ayudarlos o humillarlos en público? No es seguro cuál es la verdadera intención del Presidente de Venezuela Hugo Chávez, cuando habla de la causa palestina. Conociendo su línea anti-israelí, que parece ser en su caso la cara pública de un no siempre disimulado antisemitismo, el lector u oyente promedio de los diarios y noticieros, puede estar seguro de que Chávez defiende los derechos palestinos y desea su bien. Pero a nuestro modo de ver, el resultado es otro.

Es que no parece, conociendo al Presidente palestino Mahmud Abbas, que le caiga muy bien que quien sostiene defender a los palestinos, salga hablando loas de “Carlos, el Chacal”, el terrorista venezolano condenado en Francia a cadena perpetua, diciendo que “no fue un terrorista sino un luchador revolucionario, de la Organización para la Liberación de Palestina”.

“Carlos”, a quien Chávez ya llamó en otras ocasiones de “amigo”, recibe nuevamente la explícita defensa del presidente venezolano. Es que a Chávez no le molesta, evidentemente, que el terrorista haya sido hallado culpable de varios atentados con bomba, asesinatos y captura de rehenes.

Por eso ni mencionó los crímenes por los que fue enviado a prisión: las bombas que se sospecha que colocó en un tren que iba de París a Toulouse y en la sede parisina de un periódico en árabe, ambos casos en 1982, así como otros ataques con explosivos a trenes, el 31 de diciembre de 1983. Ni muchos otros de sus actos.

Las discrepancias entre Israel y los palestinos son aún numerosas. Las mutuas críticas entre el Presidente Abbas y el Premier Netanyahu, no han desaparecido. Pero independientemente de sus mutuas recriminaciones, la sensación es que Abbas comprende que no le favorece en absoluto que su lado, el palestino, sea el identificado abiertamente con el terrorismo, con figuras como “Carlos”.

Recientemente, en un interesante encuentro que tuvimos con el Director de la Bolsa de Valores palestina en Nablus, Ahmed Aweidah, éste se quejó de que “la prensa nos presenta en general con la imagen de víctimas o de terroristas”. Su mensaje era que ,en su cargo actual, exhortaba a empresas a invertir en la Bolsa de Nablus “porque van a ganar, no para darnos una limosna”. Con el mismo espíritu, sostenía que la solución estaba en un acuerdo negociado con Israel. Admitía que parte de la responsabilidad por la imagen de la que él mismo se quejaba, era de los propios palestinos, por su actitud.

Seguramente también Abbas lo entiende.

Menudo favor les hace Chávez a los palestinos cuando sale a defender a Illich Ramírez Sánchez como “luchador con la OLP”, al mismo tiempo que se pregunta retóricamente si en lugar de un “caníbal, como pensábamos”, el dictador ugandés Idi Amin Dada “no habrá sido un patriota”. Hasta de Uganda ya salieron a protestar. No era para menos…

Sería interesante saber qué habrá pensado Chávez al oír que en su visita a Brasil, el Presidente palestino dejó un recado para Ahmadinejad, amigo del presidente venezolano, que llegaba allí este lunes. Es que no fue un mensaje entre aliados, en absoluto. En realidad, fue un pedido al anfitrión, al presidente Lula Da Silva: que hable con el presidente iraní para que deje de apoyar a Hamas, la organización terrorista que gobierna Gaza.

Según el Departamento de Estado norteamericano. Irán proporciona entre 20 y 30 millones de dólares anuales a Hamas, además de otras sumas a grupos menores (la mayor, claro, es la dada a Hezbolá, 10 millones de dólares por mes).

Esto deja todo en evidencia, pero por las duda, aclaremos: Chávez no apoya “la causa palestina”, un término que nosotros, a pesar de las discrepancias con muchos de sus planteamientos, interpretamos como búsqueda de un estado independiente, que pueda vivir en paz junto a Israel. Lo que Chávez apoya es a los enemigos de la paz: a Hamas que se sigue oponiendo al proceso de paz, y a Irán, que lo financia.

Menudo favor les hace a los palestinos….

Entrada anterior
Deja un comentario

1 comentario

  1. Suplidor

     /  diciembre 5, 2011

    ¿Cuáles fueron otras acciones violentas, no contempladas en el juicio de París, que Carlos reivindicó ante usted en sus conversaciones?
    Por ejemplo, un día que le comenté que acababa de ver la película Munich, de Steven Spielberg, sobre las famosas ejecuciones que hizo el Mossad (la inteligencia israelí) de los supuestos terroristas que habian participado en la matanza de atletas israelíes; Ilich me aseguró que Israel utilizó la masacre de Munich para ejecutar a líderes de la resistencia palestina que no tenían nada que ver con aquella operación. Y al único palestino, según Ilich, que mataron y que sí estaba relacionado con Munich, lo ejecutó un colaborador árabe del Mossad, al que Ilich mató con sus propias manos. Ni en el actual juicio, ni en ninguna biógrafía de Carlos hay constancia de ese asesinato, por ejemplo.
    : El Chacal le dijo a usted que había entrenado en Argelia a los extremistas de la organización separatista vasca ETA, que más tarde asesinarían al presidente del gobierno español, Luis Carrero Blanco, el 20 de diciembre de 1973, el bombazo bautizado como Operación Ogro. Le dijo que él mismo debió cometer el atentado si no hubiesen ocurrido cambios. ¿Fue ésta la principal revelación de Carlos para la historia de la violencia armada en España?
    AS: Obviamente. Considerar que Carlos pudo estar involucrado en el atentado que cambió la historia de España es una revelación extraordinaria. Y el hecho de que un histórico miembro de ETA político militar, Juan Miguel Goiburo Mendizabal, Goiherri, esté citado como testigo en el juicio que ahora se celebra en París es una prueba de ello. Pero hay otras informaciones, extremadamente sugerentes para un sector de la población española, escéptica con la versión oficial sobre el atentado del 11-M, que en labios de Carlos El Chacal adquieren una trascendencia inquietante, como el que me revelase que había conocido a miembros de ETA que se habían convertido al Islam, como él.

    Responder

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: