Honduras: más allá del regreso de Zelaya

Manuel Zelaya, el derrocado presidente de Honduras, se juega el todo por el todo con su regreso al país y, al parecer, al menos por el momento, la situación no se inclina a su favor.
La prensa hondureña informa que los partidarios de Zelaya ya no están en los alrededores de la embajada de Brasil en Tegucigalpa, de donde fueron desalojados con gases lacrimógenos y balas de goma por las fuerzas de seguridad. La sede diplomática está ahora rodeada por los militares que interrumpieron el servicio de electricidad y agua, según Xiomara Castro, esposa del depuesto mandatario.
El regreso de Zelaya es un gesto temerario y desesperado. Su período presidencial se acorta cada vez más y las elecciones de finales de noviembre harían aun más irrelevante su retorno al poder. Tal vez cree que su presencia conducirá a un levantamiento de sus partidarios que lo restituya en el gobierno o busca generar una presión interna que obligue al presidente Roberto Micheletti a negociar.
Por lo que hemos visto en las últimas horas, Zelaya no parece estar logrando ni lo uno ni lo otro. En todo caso, ha conseguido que Brasil se involucre directamente en los asuntos hondureños. El depuesto mandatario ha utilizado la embajada para hacer llamados a sus partidarios, algo que no tiene precedentes. Por ello, Micheletti responsabiliza al gobierno brasileño de cualquier acto de violencia que pueda ocurrir por la presencia de Zelaya en el lugar. Por su parte el presidente Luiz Inácio Lula da Silva pide a las autoridades hondureñas respeto para la legación diplomática.
No parece que el refugio de Zelaya en la embajada de Brasil haya sorprendido al gobierno de Lula. ¿Se trata de un plan que cuenta con su apoyo? Si es así, ¿qué otros países participan en él?
Micheletti asegura que Zelaya entró al país por Guatemala y que el presidente Hugo Chávez ha organizado su regreso. Se sabe que el depuesto mandatario hondureño llegó en un avión venezolano a El Salvador procedente de Nicaragua el domingo. Las autoridades salvadoreñas le habrían impedido ingresar en el país. El caso de Honduras está marcando una nueva página de la historia de América Latina.
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: