El regreso de Zelaya

Dicen que a la tercera siempre va la vencida. Después de dos fallidos intentos, Manuel Zelaya, el depuesto presidente de Honduras, regresó ayer a su país, en horas de la madrugada y se refugió en la embajada de Brasil, desde donde saludó a cientos de sus partidarios congregados en los alrededores de la sede diplomática.

El presidente interino Roberto Micheletti lo había negado pero finalmente reconoció que el hombre al que desalojó del poder está en Honduras. Según Micheletti, Zelaya entró al país a través de la frontera con Guatemala y viajó hasta Tegucigalpa en el automóvil blindado de un político hondureño para burlar la vigilancia de los militares.

La tensión reina ahora en Honduras. Micheletti exige a Brasil que le dé asilo político a Zelaya o que lo entregue a las autoridades hondureñas. Por su parte, el ministro del Interior advierte que Zelaya será detenido si sale de la embajada brasileña. Los partidarios del presidente derrocado están a la espera de sus orientaciones.
Sin apoyo de la comunidad internacional, al gobierno interino no le queda más que negociar, ahora más que nunca cuando la presión viene desde dentro del país. Los hondureños se juegan su futuro en las próximas horas.

Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: