Obama: ¿ingenuo o pragmático?

O es una medida bien pensada o es un serio error que le costará caro a Estados Unidos. La decisión del presidente Barack Obama de dar marcha atrás a los planes de su predecesor George W Bush de instalar un sistema de defensa antimisiles en Europa del Este contra un posible ataque de Irán concita las opiniones más encontradas.

Los críticos, sobre todo en el Partido Republicano, señalan que Obama ha actuado con ingenuidad al conceder a Rusia uno de sus más insistentes reclamos sin tener la certeza de lo que dará a cambio. Según advierten, Estados Unidos ha dado una señal de debilidad y Moscú querrá más.

Sin embargo, el mandatario estadounidense cosecha también elogios de quienes creen que se trata de una iniciativa lógica porque no hay tal amenaza de Irán. Es ese precisamente el argumento del presidente que se apoya en informes de inteligencia.

En lugar de instalar el sistema de defensa en Polonia y la República Checa, Obama propone interceptar los misiles iraníes de corto y mediano alcance primero desde barcos y más adelante desde Turquía y países de Europa Oriental.

Una opinión que se baraja es que al hacer esta concesión a Rusia, Obama intenta obtener apoyo para un endurecimiento de las sanciones contra Irán por su programa nuclear. La Casa Blanca lo niega. Por su parte los rusos también rechazan la idea de que los dos asuntos estén relacionados. Según el ministro de Relaciones Exteriores Serguei Lavrov, lo que Obama ha hecho es “corregir un error de Bush”.

La cancelación del sistema de defensa antimisiles ha provocado malestar en los gobiernos de Polonia y la República Checa, que veían en él una garantía para su seguridad en caso de futuras tensiones con Rusia. El fantasma del pasado sigue vivo en Europa Oriental.

La decisión de Obama refleja nuevamente su pragmatismo en materia de política exterior. En lo que respecta a la seguridad de Europa, es mejor comprometer a Rusia, cada vez más segura de sí misma, que enfrentarla.  Es una apuesta sin ninguna garantía pero con absoluta lógica dada la dependencia del gas ruso de una buena parte del continente. En cuanto a Irán es posible que no haya un quid pro quo pero no tardaremos en saber si Moscú se muestra más proclive a presionar a un régimen con el que ya no tiene relaciones muy cordiales.

Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: