Noche para el Apollo 11 en Cuba


A la hora en que nos pusimos a mirar a la Luna ya Neil Armstrong y Buzz Aldrin habían terminado su histórica caminata y dormían en el módulo lunar Eagle en preparación para un incierto regreso a la Tierra.

No habíamos podido ver las imágenes en televisión que medio mundo vio.

No conocíamos muchos de los detalles de aquel viaje extraordinario porque para la prensa cubana era como si nada estuviera pasando.

De todas formas sabíamos de la expedición a la Luna por las estaciones de radio extranjeras, probablemente por La Voz de los Estados Unidos.

Recuerdo esa noche del 20 de julio cuando mis padres, mi hermano y yo nos sentamos en el portal de nuestra casa bajo un cielo despejado, una Luna brillante y protagónica a la vista.

Nuestra vecina Luisa, que todas las noches venía a conversar desde la cerca, era incrédula.

Para ella, señora mayor que no estaba al tanto de los avances de la ciencia, todo era un engaño.

De todas formas, no nos aguó la fiesta. Ella sólo expresó su duda irrevocable moviendo negativamente la cabeza pero nada más, sin apasionamiento.

No creo que ni antes ni después hayamos miramos tanto al cielo.

Mi hermano, que era muy pequeño, puso una nota de hilaridad entre todos al decir, con convencimiento, que había visto el “zapatico del americano”.

La descreída Luisa fue la que más rió.

Así, entre comentarios y risas recurrentes estuvimos dos o tres horas quizás, como esos espectadores que sin entradas para un concierto o un partido de fútbol se quedan insistentes fuera del estadio.

Al ver las imágenes que nos perdimos aquel día, pienso que, de todas formas, participamos de aquel acontecimiento, más que nada con el deseo y la imaginación.

Días después, Bohemia dedicó muchas de sus páginas (por entonces era todavía una revista) a la misión del Apollo 11.

Era una edición nada politizada, con detalles sobre los aspectos técnicos del viaje, mapas de la Luna y fotos del Eagle, el Columbia y los tres astronautas.

Fue una revista que atesoré por muchos años.

Entrada anterior
Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: