El huevo como arma política


El martes, Nick Griffin, líder del Partido Nacional Británico, de ultraderecha, fue atacado a huevazos y a gritos de “basura fascista fuera de nuestras calles” por un grupo de activistas de Unidos contra el Fascismo cuando daba una conferencia de prensa frente al Parlamento en Londres.

Griffin fue electo como diputado al Parlamento Europeo por el noroeste de Inglaterra en las elecciones que tuvieron lugar la semana pasada.

El dirigente del Partido Nacional Británico, BNP por sus siglas en inglés, quería destacar el triunfo de su agrupación política que por primera vez envía dos de sus representantes al cuerpo legislativo de la Unión Europea.

Cuando Griffin se refería al sustancial aumento de votos a favor del BNP en estos comicios, unos 900 000 mil, los militantes de Unidos contra el Fascismo hicieron su irrupción.

La agresividad del grupo tomó por sorpresa a Griffin y un puñado de sus partidarios, incluidos los nerviosos guardaespaldas.

El político ultraderechista no tuvo otro remedio que refugiarse en su automóvil y pronto desapareció del lugar.

Griffin, en declaraciones a la BBC poco después, responsabilizó al Partido Laborista de organizar la protesta.

Según él, alguien dentro del partido gobernante o en los medios, que sabía de la conferencia de prensa, avisó a Unidos contra el Fascismo.

Debo decir que a pesar de que no estoy de acuerdo con la política del BNP (de ello hablé el lunes, ver Vergüenza y sorpresa), hay que condenar al huevo, la piedra y el puño como armas políticas que son las preferidas por las turbas.

Cuando la violencia sustituye los argumentos, las causas pierden credibilidad.

Fue un lamentable incidente, en medio del circo de la prensa y la pasividad de la policía que se mantuvo a distancia.

El huevazo como instrumento de repudio político es extraño en estas tierras, cosa de disturbios de otros siglos y ajena a la práctica democrática.

Griffin tiene toda la razón para hacer valer su derecho a la libertad de expresión.

Quizás es donde único muchos le daremos la razón.

Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: