Twitter y Facebook "hacen daño a los valores morales"


Hacer uso de Twitter y Facebook toma el tiempo que podría dedicarse a la solidaridad y la compasión con otros seres humanos.

No lo digo yo, sino científicos que cita el diario británico The Daily Telegraph.

Se trata de Mary Helen Immordino-Yang, Manuel Castells y Antonio Damasio, de la Universidad de Southern California, en Estados Unidos.

Un estudio realizado por estos científicos calibró la reacción de un grupo de voluntarios ante historias reales que se suponía indujeran a la admiración por la virtud o la capacidad o por la compasión por el dolor físico o los males de la sociedad.

El diario nos dice que los expertos, con el uso de tomografías, llegaron a la conclusión de que los seres humanos pueden procesar información rápidamente y responden en fracciones de segundo a las señales de dolor físico en otras personas.

Sin embargo, toma más tiempo para que se produzca admiración y compasión, “dos de las emociones sociales que definen la humanidad”.

Los voluntarios tenían de seis a ocho segundos para responder a las historias de virtud o problemas sociales. Sus respuestas tomaban más tiempo que las reacciones a historias sobre el dolor físico.

El continuo flujo de información que nos llega de los medios de comunicación ahora en internet, celulares, etc, combinado con redes sociales como Twitter podría hacernos inmunes al sufrimiento humano, en opinión de Mary Helen Immordino-Yang.

Los niños podrían ser más vulnerables porque su cerebro está todavía en formación, afirma la investigadora.

En sus palabras: “Para algún tipo de pensamiento, especialmente en la toma de decisiones morales sobre situaciones sociales y psicológicas de otras personas, necesitamos tiempo y reflexión”

Immordino-Yang dice que el estudio también conduce a interrogantes sobre el costo emocional, específicamente para un cerebro en formación, de apoyarse demasiado en un flujo rápido de fragmentos de información obtenidos de la televisión, la suscripción a sitios de internet y las redes sociales.

Otras interesantes declaraciones vienen de Antonio Damasio, director del Instituto de Cerebro y Creatividad de la misma universidad y quien condujo la investigación.

Damasio señala que lo que más le preocupa son “las abruptas yuxtaposiciones que usted encuentra, por ejemplo, en las noticias”.

Su conclusión es que “cuando se trata de emociones, debido a que estos sistemas son inherentemente lentos, quizás lo que debemos decir es que no debe irse tan rápido”.

El científico afirma que la admiración es lo que nos permite premiar a alguien y lo que nos lleva a inspirarnos.

“Separamos lo malo de lo bueno en gran parte gracias al sentimiento de la admiración. Es una reacción fisiológica muy importante para definir nuestros valores morales”

Hasta aquí, lo que nos dice el artículo del diario británico.

Las conclusiones de este estudio no me resultan nada sorprendentes ni estrañas.

En mi vida de periodista algunas veces hablé con colegas sobre como los profesionales de la información llegamos a un punto de perder sensibilidad ante tragedias humanas por el bombardeo constante de noticias que debemos procesar y priorizar.

¿Está extendiendo esto la inmediatez de los medios y las redes sociales?

Para el ser humano, y hablo por experiencia, es muy fácil caer en hábitos que se vuelven vicio.

Para muchos de nosotros, internet no es sólo pan de cada día sino de cada hora, en gran medida porque nadie quiere perderse lo que está pasando en el resto del mundo.

Muchos estamos en una verdadera telaraña cibernética.

De todas formas, es mejor tener a Facebook y Twitter que estar aislados.

No se puede restar importancia a su valor para facilitar la comunicación.

A fin de cuentas, si saben manejarse, son meros instrumentos.

Recuerdo ahora a Fred, un señor inglés que conocí en mi primer trabajo en Gran Bretaña.

“Todo con moderación”, enunciaba con seriedad de persona mayor aprendida por propia experiencia.

Creo que después de leer las conclusiones de los científicos de California, los jóvenes y no tan jóvenes que usamos internet deberíamos aplicarnos la receta.

Entrada siguiente
Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: