Tony Blair, la Iglesia y los homosexuales

El ex primer ministro Tony Blair ha dado de qué hablar en Gran Bretaña con sus declaraciones a favor de un cambio en la posición del Papa y los líderes de la Iglesia Católica ante la homosexualidad.

En una entrevista con la revista gay Attitude, Blair, afirmó que la vieja generación de católicos tiene ideas muy fijas (“entrenched attitudes” fue la expresión que usó), mientras la mayoría de las congregaciones tienen opiniones más liberales.

Blair se convirtió a la fe católica después de renunciar a su puesto de jefe de gobierno en 2007.

El ex premier, que aspira a ser el primer presidente de la Unión Europea, dijo que los puntos de vista de la Iglesia deben evolucionar.

Como sabemos, la doctrina católica marca una diferencia entre ser homosexual y la práctica la homosexualidad.

Mientras se deja en claro que debe respetarse a la persona homosexual, no se aceptan las relaciones homosexuales.

En una carta a los obispos en 1986, el actual Papa, entonces cardenal Ratzinger, escribió que la homosexualidad es una tendencia a un “mal moral intrínseco”.

En Gran Bretaña, las “uniones civiles” entre personas del mismo sexo se convirtieron en ley durante el gobierno de Tony Blair.

En una unión civil los cónyuges tienen los mismos derechos que los esposos en un matrimonio.

El que no se adoptara el nombre de matrimonio es una concesión a los grupos religiosos.

“Probablemente hay miedo entre los líderes religiosos a que si se cede terreno en un asunto como éste, porque las actitudes y la forma de pensar evolucionan con el tiempo, ¿dónde terminaremos?”, dijo el ex primer ministro.

Blair señaló que la mayoría de los católicos asocia su fe a la compasión, la solidaridad y la ayuda a quienes sufren y no al rechazo a la homosexualidad.

El ex jefe de gobierno dijo también que “hay muchas cosas buenas y magníficas que la Iglesia Católica hace y muchas cosas fantásticas por las que está el Papa”.

Blair, quien preside una fundación que promueve el entendimiento entre las religiones, considera que habrá cambios también en el Islam.

“En algún momento los fieles encontrarán el camino hacia una considerable reforma de los puntos de vista”.

El ex primer ministro dijo: “cuando la gente cita pasajes del Levítico que condenan la homosexualidad, les digo: si leen todo el Antiguo Testamento y lo toman todo de forma literal sobre lo que es Dios y la religión, tienen políticas muy severas…”

Y añadió: “lo que la gente olvida por ejemplo es que la razón de ser de Jesús o ciertamente el Profeta Mahoma fue la de cambiar la forma en que la gente pensaba tradicionalmente”

Blair avizora cambios incluso en las iglesias evangélicas en Estados Unidos.

En tal sentido expresó: “…hay un cambio generacional que está ocurriendo. Si usted habla con la vieja generación, sí, todavía hay mucho rechazo y se citan pasajes de la Biblia pero si ve la nueva generación de evangélicos, esto es algo de lo que quisieran salir, al menos para que no se reduzca su posición a ser antigay”

Aunque hasta el momento no ha habido una reacción de la Iglesia Católica a las declaraciones de Blair, estas son el tema de discusión en blogs católicos y no católicos.

Hay quienes señalan que Blair está en un error, que no se puede ser católico “a la carta” porque no se puede aceptar sólo las enseñanzas de la Iglesia que nos convienen.

Argumentan que del Magisterium , se toma todo o nada.

Algunos dicen que el ex premier, cristiano comprometido, no es un converso que ha optado por ser más papista que el Papa sino que ha seguido fiel a sus principios liberales.

Estoy de acuerdo con Tony Blair en que lo lógico es que la Iglesia evolucione también en el tema de la homosexualidad.

Aunque tomará tiempo y no lo veremos en nuestra generación, habrá cambios en la doctrina, como los ha habido en el pasado.

Por ejemplo, hoy la actitud ante los judíos es diferente de la que prevalecía en la Edad Media.

Sin embargo, no creo que el próximo papa, por liberal que pudiera ser, cambie de forma radical un aspecto que causaría profundas divisiones en la Iglesia.

Si bien es cierto, como dice Blair, que la mayoría de los católicos británicos no definen su fe por el rechazo a la homosexualidad, en Africa, donde más crece el catolicismo, es un asunto imposible de abordar.

Desde fuera puede verse como una contradicción pero el camino para muchos católicos homosexuales es seguir dentro de su Iglesia a pesar de no ser aceptados plenamente por la jerarquía.

Por convicción o filiación cultural prefieren quedarse en ella.

Es que la Iglesia Católica es menos monolítica de lo que parece y, a pesar de la doctrina y el discurso, en la práctica no se siente tanto la exclusión.

Aunque no se producirán cambios dramáticos en el futuro cercano, un relevo generacional en el timón de la Iglesia podría traer un nuevo énfasis en los aspectos fundamentales del cristianismo.

Si eso sucede, es de esperar que alguno de los próximos pontífices reconozca que a una buena parte de los fieles no se le ha hecho justicia.

Entrada anterior
Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: