Del sexo y la cocaína a la caridad

A los 37 años, Geraint Anderson prevé no tener que trabajar más en su vida.

Pasa su tiempo escribiendo, viajando y haciendo alguna que otra obra de beneficencia en Africa.

Después de hacer millones de libras esterlinas como analista financiero en la City de Londres, donde llegó cuando tenía 24 años, al parecer se cansó de los excesos de su ambiente de drogas, alcohol y prostitutas.

Se asqueó de dar puñaladas por la espalda y poner zancadillas, cosa común en ese mundo de gente que sube a costa del otro.

El año pasado dio a conocer sus experiencias en el libro “Cityboy: Beer And Loathing In The Square Mile“.

Por motivos legales, para que no le entablen demanda, presentó la obra como ficción pero se sabe que su descripción es un fiel retrato de lo que sucede en una cofradía de hombres blancos y heterosexuales, según describe.

En sus palabras: “un club de machos alimentado con el combustible de la testosterona”.

Es un libro descarnado y para enfatizar su narración recurre al lenguaje más soez.

Por eso no lo recomienda a sus padres, gente de buen vivir y creyentes.

Y es que Geraint es hijo del político laborista Donald Anderson, hoy Barón Anderson de Swansea. Su madre, Dorothy, es hija de misioneros bolivianos.

En entrevista con el programa The Interview, del Servicio Mundial de la BBC, Geraint, hombre de rápidas y precisas respuestas, confiesa que un accidente de tránsito lo motivó a reflexionar sobre la futilidad de su carrera en la City.

Afirma que al publicar su libro rompió un código de silencio. Por ello recibe correos electrónicos condenatorios.

A Geraint le tiene sin cuidado.

Ha escrito un manual de cómo moverse en el mundo de las finanzas: darse a conocer, alardear con convicción, darle publicidad a los aciertos propios, divulgar los errores de otros y crear una red de amistades de conveniencia que se hacen a través de fiestas, con comida, alcohol y sexo porque la supervivencia depende en gran medida de quien te cubre las espaldas.

En su libro, Geraint habla de ilegalidades como utilizar información que no es de conocimiento público para hacer dinero.

Por ejemplo, cuando se sabe que se producirá la acquisición de una compañía y se compran acciones en la empresa que invariablemente aumentarán de valor.

Otro delito, también difícil de probar, nos dice Anderson, es la divulgación de rumores falsos para obtener ganancias con la compra y venta de acciones.

Una de las técnicas de su tiempo en la City era el pump and dump, que consiste en propalar el rumor de que una empresa será acquirida.

Por consiguiente, las acciones en la compañía subirán y quienes han divulgado la información falsa, las venden a buen precio.

Geraint cuenta que otra forma de hacer dinero es lo que en la jerga de la City se llama trash and cash.

Se apuesta a que las acciones en una compañía bajarán y se divulga el rumor de que la empresa va a quebrar con el consiguiente beneficio.

Este hombre al que algunos acusan de hipócrita, de morder la mano de quien lo alimentó, asegura que no tiene remordimientos por revelar las marañas de la City.

Entiende que su libro tiene una misión profiláctica porque contribuye a que cambie una mentalidad, condición necesaria para que no se produzca en el futuro otra crisis crediticia.
En cuanto a su supuesta hipocresía, pide dos años para demostrar que hará el bien con su dinero a algunos de los que más lo necesitan, los niños de Africa.
Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: