Más sobre el Papa: percepciones diferentes


Tal parece que la declaración del Papa sobre los condones y el sida ha ofendido, como es habitual, más a los no católicos, fuera de las reglas de la Iglesia, que a los católicos y más en el mundo occidental que en la misma Africa donde debería importar más.

Estoy de acuerdo con lo que un lector, “Klerik”, dice sobre la abstinencia sexual en un comentario que dejó en mi entrada anterior.

La realidad demuestra que el precepto de que el sexo debe ser sólo dentro del matrimonio es uno de los más díficiles, o imposibles, de cumplir.

En el caso que nos ocupa, Africa, los mismos creyentes recurren a los condones, con la aprobación de misioneros y monjas.

Es poco probable que el llamado del Papa cambie su comportamiento, lo mismo que sucede con católicos de todas partes del mundo, lo que cual no significa que su respeto por el pontífice sea menor.

Quisiera destacar un fragmento de una crónica de John G Allen, un periodista estadounidense experto en temas católicos, y a quien ya mencioné en este blog.

Allen, quien viaja con el Papa, no es un apólogo de la jerarquía católica.

Cuando tiene que abordar las contradicciones dentro de la Iglesia, lo hace con un lenguaje llano y directo.

Por eso me permito reproducir unos párrafos de su artículo “Camerún: historia de dos viajes”.

“Es casi como si el papa hubiera hecho dos visitas por separado a Camerún: la que se informa en la prensa internacional y la que los africanos viven en realidad.

En Estados Unidos y en otras partes del mundo, la cobertura (de la visita) ha sido “todo condones, todo el tiempo”…

En Africa, mientras tanto, el viaje ha sido un éxito, comenzando con la dramática insistencia de Benedicto de que los cristianos no deben permanecer en silencio frente a la “corrupción y los abusos de poder” hasta el notable encuentro con musulmanes africanos en los que el papa dijo de forma más clara y sucinta lo que quiso decir hace tres años en su famoso discurso de Ratisbona (Alemania) y sin la cita innecesaria de un emperador bizantino.

Enormes multitudes acudieron a ver al papa y Benedicto parecía estar inmerso en el entusiasmo. Dos veces se refirió a Africa como el “continente de la esperanza” y en cierto momento, este consumado teólogo incluso reflexionó en voz alta sobre una nueva explosión de energía intelectual en Africa que podría generar una versión del siglo XXI de la afamada escuela de Alejandría que dio a la Iglesia primitiva luminarias como Clemente y Orígenes.

Aunque puede parecer ilógico a los occidentales, fue difícil encontrar a alguien en Camerún, por lo menos a alguien que no sea periodista o misionero extranjero o empleado de una ONG extranjera para quien el tema de los condones fuera especialmente importante.

Los africanos tienen, por supuesto, diferentes opiniones sobre si los condones son la manera correcta de combatir el sida pero eso no dominó sus impresiones sobre el evento.

En resumen: Desde afuera el viaje ha sido sobre condones; en el terreno se sintió como una celebración del catolicismo africano”.

Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: