Cumbre de Londres: altas expectativas

Se acerca uno de los más importantes eventos de este año en Gran Bretaña, quizás el más importante: la Cumbre de Londres que se celebrará el próximo 2 de abril.

Los invitados son los jefes de gobierno, y en algunos casos también jefes de Estado, de las principales economías y de las principales instituciones financieras del mundo.

Para dar una idea de su relevancia, me remito al sitio de internet habilitado para el encuentro.

Alrededor de la mesa estarán quienes representan el 90 por ciento del Producto Interno Bruto de todo el mundo, el 80 por ciento del comercio y dos tercios de la población del planeta.

Asisten 22 países en total con el anfitrión: Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, España, Estados Unidos, Francia, Holanda, India, Indonesia, Italia, Japón, México, República Checa (que ostenta la presidencia rotativa de la Unión Europea), Rusia, Sudáfrica y Turquía.
Representantes de la Nueva Asociación para el Desarrollo de Africa (NEPAD por sus siglas en inglés), la Asociación de Naciones del Sureste de Asia (ASEAN), los presidentes de la Comisión Europea y la Comisión de la Unión Africana y los directores de varias instituciones financieras internacionales también participarán en el encuentro.
La cumbre, a un costo de 19 millones de libras esterlinas (más de 26 millones de dólares o más de 20 millones de euros), es una continuación de la que se celebró en Washington el 15 de noviembre de 2008 para examinar los problemas de la economía mundial.
Desde entonces, éstos no han hecho más que empeorar. Los organizadores de la reunión de Londres lo tienen bien presente cuando describen el sombrío panorama: “disminuyó la confianza en el sistema bancario internacional, importantes instituciones han fracasado, hay recesión en todo el mundo, menos comercio y mayor desempleo”
No en balde, las expectativas son altas.
Se nos dice que los participantes deben comprometerse a:
1 – Estabilizar los mercados financieros y ayudar a familias y negocios en tiempos de recesión.
2 – Reformar y fortalecer el sistema económico y financiero mundial para restablecer su fiabilidad.
3 – Colocar la economía mundial en el camino del desarrollo sostenible.
Es muy posible que absolutamente todos los invitados estén de acuerdo con esas metas pero donde el desacuerdo habitará es en cómo lograrlas.
Ya hay funcionarios del gobierno que, en privado, expresan dudas sobre los resultados.
Gordon, dicen, ha apostado en grande. Y ya saben ustedes qué pasa cuando se apuesta en grande.
Lord Malloch Brown, del Ministerio de Relaciones Exteriores o Foreign Office, quien ha estado a cargo de algunos de los preparativos de la cumbre, dejó en claro que un fracaso podría ser catastrófico.
A Lord Malloch Brown le preocupa el pánico que recorrerá las bolsas el 3 de abril, el día siguiente al encuentro, si no se llega a concertar un plan de rescate de la economía mundial.
Y es que la cumbre de Londres se presenta como punto de quiebre: puede ser un estrepitoso fracaso con imprevisibles consecuencias o el comienzo de un necesario frente común para salir de la actual crisis económica.

¿Qué sucederá?

Ustedes pueden hacer sus apuestas.

Entrada siguiente
Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: