Polacos

La típica Agnieszka es camarera. Trabaja largas jornadas en restaurantes y bares. El Marek es albañil, plomero o electricista o las tres cosas a la vez. Se le encuentra de sol a sol (es una forma covencional de decirlo por obvias razones) en los numerosos edificios en construcción que hay en esta ciudad y en el resto del país.

Son los polacos y vinieron en miles a partir de 2004 cuando la Unión Europea abrió sus puertas a ocho países de Europa Oriental, Malta y Chipre.

Trajeron no sólo los fonemas sibilantes de su idioma impronunciable, sino también la harina Krupchatchka y la cerveza Zywiec. Lo más parecido a casa pero discretamente, sin estridencias.

Así, comenzaron a aparecer sus tiendas en mi barrio de Walthamstow y en muchos otros de la ciudad.

Los primeros trenes de la línea de metro Victoria, que salen hacia el centro entre las 5:30 y 6:30 de la mañana se conocen desde hace tiempo como el Polish Express. Tantos hay…o había.

Desde que comenzó este declive económico de final incierto, los polacos comenzaron a regresar a su país sin ruido, como llegaron. De ello daba cuenta el diario The Times esta semana.

El camino de regreso a la patria lo imponen sobre todo la pérdida de empleos y una libra esterlina disminuida que ya no rinde tanto en las remesas que se envían a las familias en Gdansk, Łódź o Nowa Huta.

Por lo demás en Polonia, de donde salieron más de un millón de personas en busca de mejores horizontes económicos desde hace cinco años, escasea ahora la mano de obra necesaria para la infraestructura que conlleva la celebración de la Copa Europea de Fútbol en 2012.

Pues nada, esperemos que no todas las Agnieszkas y los Mareks se vayan porque con su diligencia y honestidad son modelos del buen inmigrante y mentís rotundo a quienes echan en un mismo saco a los pocos que vienen con mano extendida y a los muchos que sólo quieren la oportunidad de vivir de un trabajo, que en ocasiones el nacional no quiere, o hace mal.

Entrada siguiente
Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: