Lo que preocupa a Stella

La ex directora de los servicios de contrainteligencia y seguridad de Gran Bretaña, Stella Rimington, critica al Gobierno por lo que considera como la restricción de las libertades individuales en la lucha por evitar nuevos atentados terroristas.

En palabras de Dame Stella, por cierto la primera mujer que dirigió el MI5 de 1992 a 1996: “sería mejor que el Gobierno reconociera que existen riesgos en lugar de atemorizar a la gente para poder aprobar leyes que restringen las libertades, precisamente uno de los objetivos del terrorismo: que vivamos atemorizados y bajo un Estado policial”.
La ex directora de la contrainteligencia, que hoy se dedica a escribir novelas de ficción, se refería a medidas introducidas después de los atentados que sacudieron a Londres y al país en julio de 2005.
Por ejemplo, el aumento del período máximo de detención de 14 a 28 días antes de que se presenten acusaciones formales, los límites a la libertad de expresión cuando se usa para proclamar que la religión musulmana y la democracia occidental son incompatibles o la prohibición de tomar fotos de policías en público.
Si bien es cierto que organizaciones defensoras de los derechos civiles y algunos sectores consideran estas medidas como inaceptables, la absoluta mayoría de los británicos prefiere seguridad aunque esta venga aparejada con límites a las garantías individuales.
¿Cómo lograr seguridad sin que se introduzcan leyes que restrinjan los derechos humanos de algunos individuos, tal como quiere Stella?
Personalmente, y este es un sentir mayoritario, creo que es un mal necesario.
Podrá haber excesos de la policía en algún caso pero, aun en tiempos de incertidumbre, seguimos viviendo en un estado de derecho.
La alternativa es que un potencial suicida vuelva a repetir la tragedia de 2005. Y que no haya duda de que las conspiraciones continúan, a veces muy cerca de donde vivimos.
Cuatro de los jóvenes que complotaban para hacer estallar aviones en medio del Atlántico, como informa hoy la BBC, eran de mi barrio.
Por otra parte, no me explico porqué la prensa británica se demoró tanto en publicar las declaraciones de Stella Rimington. The Daily Telegraph las dio a conocer hoy, 13 días después de La Vanguardia.
Sin embargo hay una sensible diferencia de prioridades. El diario catalán prefiere destacar “La prensa me calificó de ama de casa superespía” mientras que el británico titula “Spy chief: We risk a police state”.
En fin, cosas de medios.
Entrada anterior
Deja un comentario

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

  • El autor en Twitter

  • Follow Cuba y otras obsesiones on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: