Londres en caos


Londres, la ciudad en que vivo desde hace 21 años, está bajo ataque. Desde hace tres días una canalla saquea comercios y los incendia con total impunidad. Los desmanes son obra de cientos de jóvenes, en su mayoría negros, que actúan como una plaga bíblica. Muchos de ellos son delincuentes habituales.

El pretexto para el primer disturbio fue la muerte de Mark Duggan, un hombre de 29 años del barrio de Tottenham en un incidente con la policía ocurrido el jueves pasado y todavía por aclarar. Duggan al parecer, tenía un prontuario delictivo.

Dos son las cosas que causan alarma en esta capital. La primera es la extensión y ferocidad del pillaje y el vandalismo. La segunda es la incapacidad de la policía metropolitana para detener la ola de destrucción y hacer valer la ley.

Una ciudad como esta no puede dejarse en manos de gavillas de desaforados. El primer ministro David Cameron y el alcalde Boris Johnson, que pusieron fin a sus vacaciones en el extranjero solo ayer, deben hacerse eco del deseo de la mayoría de los londinenses: si es preciso, saquen el ejército a las calles para restablecer el orden.

Para más información: The Guardian

About these ads

Una respuesta to “Londres en caos”

  1. Los sonados londinenses disturbios de 4 días, en el inusual caluroso verano del 2011, no tienen nada que ver con la injusticia social y racial, como dicen algunos marxistas, tampoco tienen que ver con la crisis económica global y el desempleo, como dicen algunos analistas económicos, y mucho menos tienen que ver con los deseos de revolución y conflictos religiosos. En Inglaterra hay de todo un poco, pero los deseos de hacerse de TV plasmas y masivos reloj Rolex sin pagarlos, tiene más que ver con el vandalismo y la criminalidad organizada, la cual se vio estimulada por la tentación y el oportunismo humano sobre todas las cosas; pero si además de eso, los encargados del orden han perdido fuerza y autoridad, existiendo la extrema tolerancia policial, se puede decir que le han servido la bandeja al lumpen.
    La gota que desbordo la copa fue un incidente policial, donde resultó herido un policía y la muerte de un sospechoso el 4 de Agosto, en la barriada de Tottenham al norte de Londres. Pero hay que remontarse màs atrás para entender las causas objetivas que motivaron los disturbios, y tiene que ver con el internacional hacking escándalo, que condujo el cierre del sensacionalista diario ingles “News of The World” el 7 de Julio, donde hasta el momento están detenidas unas trece personas, entre profesionales de la prensa y detectives, lo cual ha provocado las renuncias del principal y el segundo al mando de la Policía Metropolitana, conocida como “The Scotland Yard”.
    Cuando comienzan los disturbios el 6 de Agosto en Tottenham, un barrio multicultural, pero en su mayoría de la raza negra, había un vacío en el alto mando policial y la policía enfrentaba un planeado recorte presupuestario por el nuevo gobierno de David Cameron, sumado a las críticas de organizaciones civiles por supuestos excesos y abusos. Es muy bien conocida, la tolerancia de la policía en el populoso barrio londinense Tower Hamlets, en su mayoría de musulmanes, por el supuesto temor de ser acusados de “islamofobia”.
    Dos días después de la muerte de Mark Duggan por la policía, un sábado por la tarde, cuando todos estaban de descanso y fiesta, la familia y amigos del difunto, en su totalidad unos 50, visitaron la estación de policía local de una manera pacifica, para pedir explicaciones por lo sucedido, y por razones que se desconocen no fueron atendidos apropiadamente en ese momento, por lo que trajo una aglomeración de curiosos en los alrededores de la pequeña estación policial, se dice que primero dos parqueados carros patrulleros fueron atacados, y ese fue el estallido del disturbio que se prolongo por toda la noche con saqueos e incendios en todo el centro de la localidad de Tottenham. Se ha confirmado, que del alto mando policial, se dio la orden de no intervenir, por lo que por las primeras prolongadas 15 horas, los vándalos hicieron y deshicieron a su antojo, aunque también se ha confirmado que el 90% de los habitantes de dicho barrio, no participaron en el saqueo y la autodestrucción. El ambiente fue muy propicio para que la prensa y la televisión, firmaran libremente de saqueadores y fuegos, para a la mañana siguiente y de una manera repetitiva exponer el show en la variada programación, cuando el centro de Tottenham estaba prácticamente en cenizas, acordonada e intervenida por la policía.
    Al segundo día del disturbio, las localidades fronterizas con Tottenham, tales como Enfield, Hackney e Islintong, logran replicar los acontecimientos de su vecino, màs bien guiados por las imágenes de TV vistas, de lo fácil que resultó saquear sin la intervención policial, pero ya la alarma nacional estaba dada, por lo que la multitud tuvo que confrontar a la policía, los que para su sorpresa, se encontraron con unos coordinados masivos saqueos nocturnos en màs de 4 regiones diferentes al mismo tiempo, por lo que al parecer la policía se justificaba no poder responder a los diferentes eventos. Se ha confirmado que fueron las redes sociales por Internet y específicamente el servicio de mensajería móvil Blackberry, las que auxiliaron a los vándalos. Se sabe con pruebas, que fuerzas ocultas en las sombras, enviaron masivos mensajes con la firma de “The Guardian” alentando a la concentración y saqueos en diferentes partes. El hecho de que se estaba en vacaciones escolares y de que más del 50% de los jóvenes ingleses tienen un Blackberry, explica la cantidad de jóvenes entre 11 y 25 años que participaron en los disturbios. Lo demás ya es noticia e historia, los disturbios se extendieron a otras ciudades de Inglaterra, y solo la fuerza y la moral se impuso sobre la multitud de saqueadores, cuando el Primer Ministro retornó de sus inconcluidas vacaciones, para despachar con el apoyo del público, 16 mil policías por la ciudad, con la autorización de utilizar balas plásticas y cañones de aguas, las cuales no fueron necesarias su utilidad, al igual que no fue necesaria una Ley Marcial y sacar a la armada.
    Quedó demostrado una vez más, que para que los vándalos, no se salgan con las suyas, tienen que ver, que van a ser confrontados por la policía y la ley.
    Los resultados totales de los disturbios están sin concluir, pero se estiman más de 1800 arrestos, 5 muertos y un indeterminado nùmero de heridos, además de 100 millones en daños materiales. El disgusto del Primer Ministro inglés David Cameron, con el alto mando de las fuerzas policiales fue tan grande, que ha tenido que solicitar para que ocupe el puesto vacante en la Scoland Yard, al llamado súper policía norteamericano Bill Bratton, famoso por su trabajo en las comisarías de NewYork y Los Angeles.
    No hay mal que por bien no venga, y tras la magnitud de los disturbios, han salido a la luz las múltiples causas que estimularon a los saqueadores, pues durante los últimos 15 años, la sociedad inglesa ha ido acumulando una variedad de problemas sociales; al menos las autoridades británicas van a involucrarse en la ayuda de 120 mil familias desaventajadas, y la policía tiene en la mirilla a una red de los 1000 criminales más peligrosos de la ciudad, con el lanzamiento de la “Operación Connect”. Se espera que en materia de inmigración, las autoridades evalúen la legalización de decenas de miles de inmigrantes sin status y sin permiso de trabajo. El apoyo del público inglés a la policía y al gobierno no tuvo precedentes, a tal punto que en solo 3 días una pàgina de Facebook pudo registrar 1 millón de seguidores, donde pedían mano dura, la cancelación de los beneficios sociales a los saqueadores y hasta el restablecimiento de la pena de muerte en Inglaterra.
    No quiero hacer comparaciones tan diametralmente opuestas, pero yo diría que al dictador Fidel Castro y su hermano, jamás se les ocurriría restarles fuerzas al aparato policial y militar represivo que mantiene a su régimen antidemocrático y totalitario. En Inglaterra el exceso de tolerancia e indiferencia, puso en peligro a una sociedad marcada por la estabilidad, la justicia y el orden. En democracia hay que decir que el precio de la libertad, debe ser la eterna vigilancia.

    E-Mail: ebb56@hotmail.com

¿Y usted qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: